La Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote rinde homenaje a Miguel de la Quadra Salcedo

Ha muerto el último hombre del Renacimiento que ha dado España. Falleció en su domicilio el pasado  20 de mayo

Alcázar de San Juan 21/05/2016.  La pérdida de hombres como Miguel de la Quadra Salcedo nos hace a todos un poco más pobres.  Va a ser difícil que alguien cubra el inmenso hueco que en estos tiempos deja en la cultura española. Si bien  en  los medios que con profusión se hacen eco del óbito, se glosan sus características de reportero, deportista y aventurero, creo que no está suficientemente reconocida en esta imagen pública su dimensión cultural, científica y erudita.

Quadra4

Ya en los años 70 descolló en TVE como reportero. Así, de De la Quadra Salcedo constan sus entrevistas con figuras relevantes del panorama mundial como Pablo Neruda, Indira Gandhi, Salvador Allende, Yassir Arafat y el Dalai Lama en espacios como “Los reporteros”, “El mundo en acción” y “Primera página”.

En los últimos años, en cambio, su figura es relacionada con su papel de Director de la Ruta Quetzal.  Ruta que desde su creación en 1979 ha contado con la participación de unos 9.000 jóvenes de 16 y 17 años. Ha sido declarada “de interés universal” por la Unesco. En los próximos días se pondrá en marcha su trigésimo primera edición.

En todas las Rutas Quetzal, el aspecto cultural y científico ha estado representado por un apretado Programa Académico. Por citar sólo algunos escritores que han participado en estos Programas, cabría mencionar a  Camilo José Cela, Antonio Gala, Fernando Sánchez Dragó, Mario Vargas Llosa, Alfonso Ussía o Alberto Vázquez. Por esos Programas Académicos han desfilado también, a lo largo de esos años,  innumerables hombres de la ciencia y la cultura.

Yo tuve el privilegio de colaborar con Miguel de la Quadra en la preparación de una de las actividades de la edición de 2004, titulada De los Volcanes Mexicanos a la ‘Translatio’.  Concretamente participé guiando la Expedición por los viejos caminos reales que cruzan Sierra Morena. En el Programa de esa Ruta se menciona cómo el 24 de noviembre de 1504, la reina Isabel la Católica muere en Medina del Campo (Valladolid). Su cuerpo, trasladado durante diecinueve días por el camino real que atravesaba  Sierra Morena, llegó a Granada recibiendo sepultura en la capilla del Monasterio de San Francisco en la Alhambra. Una de las características de la Ruta es su vocación por que su contenido sea lo más auténtico y documentado posible. Miguel de la Quadra sabía que el paso de Despeñaperros se creó a fines del s. XVIII y que por allí no pudo pasar el cortejo fúnebre. No cejó hasta  cubrir su objetivo de que la Ruta atravesara el auténtico camino por el Puerto del Muradal (entre Viso del Marqués y Santa Elena).

Quadra2

Y es en esta relación con Miguel de la Quadra en  la que reconocí ante mí a un hombre de una vastísima erudición.  Sus conocimientos sobre caminería hispánica eran de una magnitud muy relevante para personas no dedicadas a transcurrir por este área del conocimiento. Esta erudición, en su imagen pública, creo que ha quedado en un segundo término y oculta bajo la figura televisiva del periodista, el aventurero  y el deportista.

Dentro de esta dimensión científica, cultural y erudita, y por lo que  atañe al ámbito cervantino, Miguel de la Quadra ha  tenido también  una participación relevante. Por un lado, dirigiendo los referidos programas académicos de las respectivas Rutas Quetzal hacia  la participación en las efemérides cervantinas. Así, el programa de la Ruta de 2004 celebraba las vísperas del IV Centenario leyendo cada día un pasaje de las aventuras del Ingenioso Hidalgo. En 2005 rememoran el IV Centenario en Toledo y también en Valladolid, asistiendo a una “mascarada barroca” sobre don Quijote, recordando la que se celebró en esta última ciudad en junio de 1605 para celebrar el nacimiento de Felipe IV. También en la Expedición 2015, fue hito obligado el rememorar el correspondiente Centenario de la publicación de la Segunda Parte.

Pero donde nos parece que una de las obras más relevantes  Miguel en el ámbito de la difusión de la obra cervantina ha sido el promover la traducción del Quijote a una lengua hablada por unos diez millones de americanos, a la que hasta ese momento no estaba traducida. Nos referimos al quechua, la lengua nativa más extendida del continente americano cuyos hablantes  viven en Perú, Bolivia, Argentina, Chile, Ecuador y Colombia.

El artífice de la traducción ha sido el periodista y profesor Demetrio Túpac Yupanqui. En 2005 se publicó la traducción de la  Primera Parte y en 2015 la de la Segunda. La traducción fue un encargo personal de Miguel de la Quadra, quien buscó a Demetrio en su academia de quechua «YachayWasi», ubicada en El Callao, la ciudad portuaria de Lima.

Quadra3

En palabras de De la Quadra, en una entrevista de 2014: “El Quijote es tan importante que estaba traducido a todos los idiomas… menos uno…, el Quechua. Cuando me di cuenta, contacté con la persona que más sabe de esta lengua, Demetrio Túpac Yupanqui, y juntos elaboramos un precioso libro con los indígenas dibujando las aventuras de Alonso de Quijano. De esta manera la edición del Ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha saldó la enorme deuda que España siempre ha tenido con esta nación, ya que el Perú fue el primer país cervantino de América, la tierra soñada en cuyas latitudes Cervantes quiso vivir”.

Y es que en la ciudad ayacuchana de Pauza, en los Andes centrales, en el siglo XVI se escenificó por primera vez en América Latina, la obra del Quijote, por lo que es conocida como “La Capital Cervantina de América”. A esa localidad llegó el Marqués de Montesclaros, recién nombrado virrey, en tanto que el corregidor de Parinacochas, Pedro de Salamanca encomendó, en su homenaje, la escenificación del Quijote, a partir de un 19 de octubre de 1607 y  por espacio de dos meses: será la segunda puesta en escena conocida en el mundo, después de la de Valladolid, de junio de 1605.

Obviamente esta  traducción  del Quijote al quechua trasciende de la categoría de lo anecdótico para estar cargada de significados: no sólo el  ser una lengua más a la que se traduce el texto cervantino, sino también el plasmar el reconocimiento de la personalidad y de la actualidad de los pueblos quechua-hablantes, además de evidenciar –con ello- el respeto por esas comunidades y su cultura, algo que está muy en la línea de los valores que alienta la Ruta Quetzal.

Quadra1

Por todo ello, esta Sociedad Cervantina no quiere dejar pasar estos momentos de pesar sin testimoniar su reconocimiento hacia este hombre ilustre, lleno de conocimientos, adornado de una  elegante cultura  y rebosante de una hidalga  bonhomía.

Demos la despedida al último hombre del Renacimiento que ha dado España.

 

Jesús Sánchez Sánchez.- Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote

 

 

Anuncios

5 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s