Boletín último (ISSN 2530-3414)

 


Boletín de la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote de Alcázar de San Juan

Nº 9   Julio-Septiembre 2016          ISSN 2530-3414          Depósito Legal CR 1144-2016                         

.
EL CERVANTISTA AMERICANO ERIC CLIFFORD GRAF, EN ALCÁZAR DE SAN JUAN

  1.jpg

Su concepción sobre el Quijote es muy interesante: compara la visita a esta obra literaria con la visita a una catedral, la cual tiene diferentes niveles para ser admirada e interpretada según el nivel de conocimientos de quien se asoma a ella. Hay algo esperándonos en cada rincón, en cada nicho

Considera que Alcázar bien podría ser el lugar de don Quijote, sobre todo si se tienen en cuenta las circunstancias socioeconómicas de la época  (como la frontera entre las Órdenes Militares de San Juan y Santiago) y de que cumple los condicionantes de distancias y referencias que en la novela se atribuyen al lugar donde vivían los protagonistas principales 

Alcázar de San Juan 14-06-16: Tras participar en el IX Congreso de Economía Austríaca en la Fundación Rafael del Pino (Madrid) con una conferencia titulada “La ley de Gresham, la inflación y la usura en Don Quijote de La Mancha”, el profesor estadounidense Eric Clifford Graf ha visitado Alcázar de San Juan para participar en los “Almuerzos con don Quijote”, actividad que lleva a efecto de forma regular la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote.

La presencia del Profesor Graf en Alcázar de San Juan se ha prolongado por horas, ocupando la práctica totalidad del domingo, regalando a los miembros de la Sociedad su presencia, su simpatía y sobre todo su erudición.

4.jpg

Durante la mañana ha tenido ocasión de visitar el Museo del Hidalgo del que ha dicho sentirse muy impresionado por el impactante y potente recurso cultural y turístico del que dispone nuestra ciudad para mostrar a los visitantes cómo era la vida de un hidalgo de la época de Cervantes y se ha felicitado de que cualquier persona pueda acceder al museo para conocerlo desde cualquier parte del mundo a través de internet: http://www.turismoalcazar.es/index.php/que-ver/hidalgo

En sus más de siete horas de estancia en la Sociedad nos ha hablado de la concepción que tiene sobre el Quijote, considera que la novela es como una catedral gótica o barroca, y que de sus magníficos y abundantes tesoros, los que acceden a ella (como a la novela de Cervantes) pueden apreciar lo más elemental (la belleza y luminosidad de sus vidrieras y los juegos de luz que proporcionan), o también la grandiosidad de su arquitectura, lo elevado de su concepción y el significado de todo el simbolismo que encierra y que sólo está reservado a los más iniciados; todo ello en función de la preparación y el nivel de conocimientos de las personas que se acercan a la obra cumbre de Miguel de Cervantes.

También nos habló de su libro Cervantes and Modernity: Four Essays on Don Quijote en el que trata algunos temas de interés para esta Sociedad y sobre los que ya se han publicado algunos artículos al respecto desde la misma, como por ejemplo el traslado del cuerpo de San Juan de la Cruz de Úbeda a Segovia, o la aventura de los galeotes que acaba con la liberación de los forzados y con el apedreamiento del hidalgo por los galeotes como “pago” a la buena obra de don Quijote.

También expuso el funcionamiento del curso “Descubre Don Quijote de la Mancha” curso gratuito, masivo, abierto y en línea (“MOOC”, su acrónimo en inglés), que ya alcanza los 10.800 inscritos, y que aborda la Primera Parte (52 capítulos) y Segunda Parte (74 capítulos) de la obra Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes. Supone un aprendizaje sobre grandes valores universales en dinámicos escenarios, cuestionamientos, metáforas, aventuras y toda la riqueza literaria plasmada en la novela a través de seis insignias que se pueden ir obteniendo según se van realizando las actividades del curso: http://donquijote.ufm.edu/  

2.jpg

 

 

Para el profesor Graf, Alcázar de San Juan bien pudiera ser el lugar de don Quijote y Sancho Panza 

Al mismo tiempo que el profesor Graf nos hablaba de sus trabajos y de sus interesantes teorías sobre el Quijote, también conoció de primera mano y por boca de miembros de la Sociedad diversas particularidades sobre la ubicación y costumbres de las Órdenes Militares (San Juan y Santiago) que dominaban la Mancha alta en la época de Cervantes y de los aspectos sociales, económicos e impositivos que tenían establecidos y que se concretan, por ejemplo, en la ausencia de molinos de viento en el territorio de San Juan (porque el prior de esta Orden tenía establecido que la molienda se realizase en los molinos de agua de Peñarroya), mientras que al contrario en la Orden de Santiago se autorizaba la libre construcción de estos ingenios; lo que explica el hecho de que existieran en Campo de Criptana, en la época en que se escribió el Quijote, treinta o cuarenta molinos tal como se describen en la más famosa de todas las aventuras.

Teniendo en cuenta este tipo de particularidades, y conociendo la red de caminos y ventas por los que al autor va situando las aventuras de don Quijote, así como las distancias recorridas y los tiempos empleados en los desplazamientos por el caballo Rocinante, como también la cercanía con diferentes puntos clave del desarrollo de la novela; el profesor Graf dijo que en absoluto es descabellado pensar, y además que puede hacerse con muchos visos de realidad, que Alcázar pueda ser el lugar de la Mancha del que Cervantes no quiso acordarse y del que tanto don Quijote como Sancho, partieron hacia sus aventuras.

Finalmente, Eric Clifford Graf propuso a los miembros de la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote (que a su vez quiso hacer extensiva a los miembros del gobierno municipal alcazareño) una magnífica idea como es la tramitación del expediente de hermanamiento con la ciudad norteamericana de Hannibal (Misuri).

En esta ciudad pasó su infancia Mark Twain, gran lector de Don Quijote y autor de Las aventuras de Huckleberry Finn (1884), obra que lo consolidó como uno de los escritores estadounidenses más relevantes. La ciudad de Hannibal es donde ocurren las aventuras de Huckleberry Finn y en la actualidad es un museo vivo en recuerdo del escritor y de su obra, siendo la ciudad que concita la preservación del espíritu de la novela mediante recreaciones dramatizadas diarias de la obra de Twain, siendo un lugar de culto relacionado con el escritor norteamericano tal como se pretende que ocurra en Alcázar de San Juan con Miguel de Cervantes.

3

Con la certeza de que no será la última vez en que haya ocasión de compartir ideas y quizás algún trabajo con él, la Sociedad Cervantina quedó muy complacida de la visita del profesor Graf y valoró sus magníficos y profundos estudios sobre los aspectos económicos de Don Quijote que representan una de sus especialidades.

Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote

LA SOCIEDAD CERVANTINA DEL LUGAR DE DON QUIJOTE RINDE HOMENAJE A MIGUEL DE LA QUADRA SALCEDO

Ha muerto el último hombre del Renacimiento que ha dado España. Falleció en su domicilio el pasado  20 de mayo

Alcázar de San Juan 21/05/2016.  La pérdida de hombres como Miguel de la Quadra Salcedo nos hace a todos un poco más pobres.  Va a ser difícil que alguien cubra el inmenso hueco que en estos tiempos deja en la cultura española. Si bien  en  los medios que con profusión se hacen eco del óbito, se glosan sus características de reportero, deportista y aventurero, creo que no está suficientemente reconocida en esta imagen pública su dimensión cultural, científica y erudita.

Quadra4

Ya en los años 70 descolló en TVE como reportero. Así, de De la Quadra Salcedo constan sus entrevistas con figuras relevantes del panorama mundial como Pablo Neruda, Indira Gandhi, Salvador Allende, Yassir Arafat y el Dalai Lama en espacios como “Los reporteros”, “El mundo en acción” y “Primera página”.

En los últimos años, en cambio, su figura es relacionada con su papel de Director de la Ruta Quetzal.  Ruta que desde su creación en 1979 ha contado con la participación de unos 9.000 jóvenes de 16 y 17 años. Ha sido declarada “de interés universal” por la Unesco. En los próximos días se pondrá en marcha su trigésimo primera edición.

En todas las Rutas Quetzal, el aspecto cultural y científico ha estado representado por un apretado Programa Académico. Por citar sólo algunos escritores que han participado en estos Programas, cabría mencionar a  Camilo José Cela, Antonio Gala, Fernando Sánchez Dragó, Mario Vargas Llosa, Alfonso Ussía o Alberto Vázquez. Por esos Programas Académicos han desfilado también, a lo largo de esos años,  innumerables hombres de la ciencia y la cultura.

Yo tuve el privilegio de colaborar con Miguel de la Quadra en la preparación de una de las actividades de la edición de 2004, titulada De los Volcanes Mexicanos a la ‘Translatio’.  Concretamente participé guiando la Expedición por los viejos caminos reales que cruzan Sierra Morena. En el Programa de esa Ruta se menciona cómo el 24 de noviembre de 1504, la reina Isabel la Católica muere en Medina del Campo (Valladolid). Su cuerpo, trasladado durante diecinueve días por el camino real que atravesaba  Sierra Morena, llegó a Granada recibiendo sepultura en la capilla del Monasterio de San Francisco en la Alhambra. Una de las características de la Ruta es su vocación por que su contenido sea lo más auténtico y documentado posible. Miguel de la Quadra sabía que el paso de Despeñaperros se creó a fines del s. XVIII y que por allí no pudo pasar el cortejo fúnebre. No cejó hasta  cubrir su objetivo de que la Ruta atravesara el auténtico camino por el Puerto del Muradal (entre Viso del Marqués y Santa Elena).

Quadra2

Y es en esta relación con Miguel de la Quadra en  la que reconocí ante mí a un hombre de una vastísima erudición.  Sus conocimientos sobre caminería hispánica eran de una magnitud muy relevante para personas no dedicadas a transcurrir por este área del conocimiento. Esta erudición, en su imagen pública, creo que ha quedado en un segundo término y oculta bajo la figura televisiva del periodista, el aventurero  y el deportista.

Dentro de esta dimensión científica, cultural y erudita, y por lo que  atañe al ámbito cervantino, Miguel de la Quadra ha  tenido también  una participación relevante. Por un lado, dirigiendo los referidos programas académicos de las respectivas Rutas Quetzal hacia  la participación en las efemérides cervantinas. Así, el programa de la Ruta de 2004 celebraba las vísperas del IV Centenario leyendo cada día un pasaje de las aventuras del Ingenioso Hidalgo. En 2005 rememoran el IV Centenario en Toledo y también en Valladolid, asistiendo a una “mascarada barroca” sobre don Quijote, recordando la que se celebró en esta última ciudad en junio de 1605 para celebrar el nacimiento de Felipe IV. También en la Expedición 2015, fue hito obligado el rememorar el correspondiente Centenario de la publicación de la Segunda Parte.

Pero donde nos parece que una de las obras más relevantes  Miguel en el ámbito de la difusión de la obra cervantina ha sido el promover la traducción del Quijote a una lengua hablada por unos diez millones de americanos, a la que hasta ese momento no estaba traducida. Nos referimos al quechua, la lengua nativa más extendida del continente americano cuyos hablantes  viven en Perú, Bolivia, Argentina, Chile, Ecuador y Colombia.

El artífice de la traducción ha sido el periodista y profesor Demetrio Túpac Yupanqui. En 2005 se publicó la traducción de la  Primera Parte y en 2015 la de la Segunda. La traducción fue un encargo personal de Miguel de la Quadra, quien buscó a Demetrio en su academia de quechua «YachayWasi», ubicada en El Callao, la ciudad portuaria de Lima.

Quadra3

En palabras de De la Quadra, en una entrevista de 2014: “El Quijote es tan importante que estaba traducido a todos los idiomas… menos uno…, el Quechua. Cuando me di cuenta, contacté con la persona que más sabe de esta lengua, Demetrio Túpac Yupanqui, y juntos elaboramos un precioso libro con los indígenas dibujando las aventuras de Alonso de Quijano. De esta manera la edición del Ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha saldó la enorme deuda que España siempre ha tenido con esta nación, ya que el Perú fue el primer país cervantino de América, la tierra soñada en cuyas latitudes Cervantes quiso vivir”.

Y es que en la ciudad ayacuchana de Pauza, en los Andes centrales, en el siglo XVI se escenificó por primera vez en América Latina, la obra del Quijote, por lo que es conocida como “La Capital Cervantina de América”. A esa localidad llegó el Marqués de Montesclaros, recién nombrado virrey, en tanto que el corregidor de Parinacochas, Pedro de Salamanca encomendó, en su homenaje, la escenificación del Quijote, a partir de un 19 de octubre de 1607 y  por espacio de dos meses: será la segunda puesta en escena conocida en el mundo, después de la de Valladolid, de junio de 1605.

Obviamente esta  traducción  del Quijote al quechua trasciende de la categoría de lo anecdótico para estar cargada de significados: no sólo el  ser una lengua más a la que se traduce el texto cervantino, sino también el plasmar el reconocimiento de la personalidad y de la actualidad de los pueblos quechua-hablantes, además de evidenciar –con ello- el respeto por esas comunidades y su cultura, algo que está muy en la línea de los valores que alienta la Ruta Quetzal.

Quadra1

Por todo ello, esta Sociedad Cervantina no quiere dejar pasar estos momentos de pesar sin testimoniar su reconocimiento hacia este hombre ilustre, lleno de conocimientos, adornado de una  elegante cultura  y rebosante de una hidalga  bonhomía.

Demos la despedida al último hombre del Renacimiento que ha dado España.

 

Jesús Sánchez Sánchez.- Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote

ARGAMASILLA DE ALBA Y LOS DOS QUIJOTES

arg1

En los comentarios que recibo en este blog, el pasado 4 de Mayo, Antonio, escribe:

Al final de la Primera Parte del “Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha”, Miguel de Cervantes hace referencia un antiguo médico que tenía en su poder una caja de plomo que halló en los cimientos derribados de una antigua ermita que se renovaba; en la cual caja se habían hallado unos pergaminos escritos con letras góticas, pero en versos castellanos, que contenían muchas hazañas y daban noticia de la hermosura de Dulcinea del Toboso, de la figura de Rocinante, de la fidelidad de Sancho Panza y de la sepultura del mismo don Quijote, con diferentes epitafios y elogios de su vida y costumbres; pues bueno las primeras que se podían leer eran estas:

            “Los Académicos de la Argamasilla, lugar de la Mancha en vida y muerte del valeroso don Quijote de la Mancha”.

Según se puede deducir, y aunque al final de la segunda parte hable de que “Este fin tuvo el ingenioso hidalgo de la Mancha, cuyo lugar no quiso poner Cide Hamete puntualmente, por dejar que todas las villas y lugares de la Mancha contendiesen entre sí por ahijársele y tenérsele por suyo, como contendieron las siete ciudades de Grecia por Homero”, se puede deducir que el autor de los pergaminos hallados en la caja de plomo no es Cide Hamete ya que están escritos en castellano y no en árabe como escribió Cide Hamete, con lo cual Argamasilla es el lugar de la Mancha, pero ¿cual de las dos Argamasillas que hay en la Mancha, Argamasilla de Calatrava o Argamasilla de Alba?, según mi opinión es ARGAMASILLA DE ALBA EL LUGAR DE LA MANCHA, por su cercanía a los tres puntos que visitó don Quijote, con certeza, o sea, El Toboso, Puerto Lapice y Ruidera”

He considerado conveniente contestar a Antonio en la página principal, porque es un tema muy interesante y amplio que merece la pena tratar aquí.

Que Cervantes estuvo en Argamasilla de Alba, no cabe duda. No hay documentos que justifiquen los motivos y la prisión del autor del Quijote en la cueva de la conocida Casa de Medrano. Tampoco existe hoy la tan tratada y comentada carta de Cervantes a su tíoBetsabé Saavedra, de Alcázar de San Juan, para que fuese a Argamasilla a pagar su fianza y salir de la cárcel. Todo es una  tradición que ha pasado de padres a hijos, pero que al ser tan antigua como la fe de bautismo que se conserva en la iglesia de Santa María la Mayor de Alcázar de San Juan de un niño llamado Miguel, cuyo padre se llamaba Blas de Cervantes Saavedra y su madre Catalina López, es más que creíble, aunque no existan actualmente los documentos mencionados anteriormente acerca del motivo y el mismo hecho de su prisión. Tradición argamasillera de la prisión del autor del Quijote en una de sus cuevas, que el propio Cervantes  incluso parece querer dejar inmortalizada al comienzo del Prólogo de la Primera Parte del Quijote:

“Y así, ¿qué podrá engendrar el estéril y mal cultivado ingenio mío sino la historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno, bien como quien se engendró en una cárcel, donde toda incomodidad tiene su asiento y donde todo triste ruido hace su habitación?

            Ante otra tradición de que fuese en la cárcel de Sevilla dónde bien pudo engendrar el Quijote, parece poco creíble que en la sevillana, una de las cárceles españolas más masificadas y repletas de condenados, de toda calaña y condición, hubiese un sitio donde escribir o pensar en escribir, cuando Cervantes nos describe casi el silencio sepulcral del lugar  “donde todo triste ruido hace su habitación”. Más parece esta descripción de cárcel la de un lugar pequeño, donde hasta habría días que estuviese vacía u ocupada por una sola persona.

Argamasilla de Alba, y más precisamente los argamasilleros, siempre se han identificado con la figura de Cervantes y su estancia entre sus calles y su cárcel, no dejando que esta herencia desapareciese, al contrario, la han ido acrecentando con el paso del tiempo gracias a la labor de los vecinos y sus gobernantes, que siempre han creído y transmitido esta tradición, además de defender que Argamasilla de Alba es el lugar de don Quijote, basándose en tres hipótesis:

1ª. Que conservan un cuadro exvoto, fechado en 1601, en la iglesia de San Juan Bautista en la que una de las figuras allí representadas es don Rodrigo de Pacheco, posible trasunto de don Quijote. Esta persona, que tuvo que conocer Cervantes, está enterrada a los pies de este mismo cuadro.

2ª.  Que son nombrados especialmente en el capítulo último de la Primera Parte delQuijote, “Los Académicos de la Argamasilla, lugar de la Mancha en vida y muerte del valeroso don Quijote de la Mancha”.

            3ª.  En el Quijote apócrifo escrito por Alonso Fernández de Avellaneda, pseudónimo de su autor, está así dedicado: “AL ALCALDE, REGIDORES Y HIDALGOS DE LA NOBLE VILLA DEL ARGAMESILLA DE LA MANCHA, PATRIA FELIZ DEL HIDALGO CABALLERO DON QUIJOTE, LUSTRE DE LOS PROFESORES DE LA CABALLERÍA ANDANTESCA”.

Sobre la primera de las hipótesis, el cuadro exvoto, donado por la curación de don Rodrigo de Pacheco, tiene en su parte inferior una inscripción que dice:

“Apareció Nuestra Señora a este caballero estando malo de una enfermedad gravísima desamparado de los médicos vísperas de San mateo año MDCI encomendándose a esta Señora y prometiéndole una lámpara de plata llamándola día y noche de un gran dolor que tenía en el celebro de una gran frialdad que se le cuajó dentro”

arg2

Que Cervantes pudo conocer a este hombre en Argamasilla de Alba y  fijarse en él, y su comportamiento, para el personaje de don Quijote entra dentro de lo posible. Pero hay que tener en cuenta que documentos de personas faltos de juicio, o con comportamientos fuera de lo normal, coetáneos a Cervantes, en los archivos de muchos pueblos de la Mancha también los hay, por lo que este hecho no es una singularidad o exclusividad de Argamasilla de Alba.

Para comentar la segunda hipótesis, leamos el último capítulo de la Primera Parte delQuijote, donde Cervantes nombra a Argamasilla y sus Académicos. Resumiendo dice que el “autor desta historia”  sabe que don Quijote hizo una tercera salida de su pueblo hacia Zaragoza, pero no tiene más datos concretos de esta. Solo conoce algo de su muerte por los pergaminos encontrados por un médico en una caja de plomo que estaban en los cimientos de una antigua ermita que se estaba reconstruyendo, en los que “contenían muchas de sus hazañas y daban noticia de la hermosura de Dulcinea del Toboso, de la figura de Rocinante, de la fidelidad de Sancho Panza y de la sepultura del mesmo don Quijote, con diferentes epitafios y elogios de su vida y costumbres… Las palabras primeras que estaban escritas en el pergamino que se halló en la caja de plomo eran éstas: Los Académicos de la Argamasilla, lugar de la Mancha en vida y muerte del valeroso don Quijote de la Mancha, hoc scripserunt”.

Antes de pasar a hablar de estos argamasilleros, los Académicos, hay un dato por el que podemos, nuevamente, asegurar que Cervantes conocía perfectamente esta parte de la Mancha y especialmente Argamasilla cuando la describe como “lugar de la Mancha envida y muerte del valeroso don Quijote de la Mancha”, y es que, el lugar de Argamasilla, existía como tal lugar, poco  antes de nacer Alonso Quijana, don Quijote. El lugar de Argamasilla de Alba se funda después de dos reasentamientos de sus vecinos, que originalmente estaban en el lugar de Moraleja, por causa de enfermedades debidas a los humedales cercanos.

En 1575 la villa de Argamasilla de Alba contesta en las Relaciones Topográficas:

“que este pueblo al presente se llama la villa de Argamasilla de Alba, y decirse Argamasilla por sobrenombre es porque el sitio donde está fundada antes que se fundase se decía Argamasilla; y decirse la villa de Argamasilla de Alba es porque se fundó siendo prior de San Juan don Diego de Toledo, antecesor de don Antonio de Toledo, que de presente es,… dijeron que la dicha villa es repoblación nueva de cuarenta y cuatro años a esta parte, un año más o menos…”

arg3.jpg

Según estos datos, la actual Argamasilla de Alba se fundó en 1531, año en el que es nombrado don Diego de Toledo prior de esta parte de la Orden de San Juan (Aguirre, 1769). Si Cervantes describía en 1605 que “frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años…”, tenemos que aproximadamente Alonso Quijana nacería, hombre real o de ficción, a mitad del siglo XVI, pocos años después de haberse fundado como lugar Argamasilla de Alba. Por este motivo histórico tiene más sentido la frase de “lugar de la Mancha en vida y muerte del valeroso don Quijote de la Mancha”, la singularidad de Argamasilla como lugar nuevo, como también así se le conoció en vida de Cervantes: Lugar Nuevo.

En su estancia, o estancias, en Argamasilla de Alba tuvo que haber tratado a estos señores sabios, que en todos los pueblos de la Mancha había, y hay, a los que llamó Académicos de la Argamasilla. ¡Cuántas tardes pasaría escuchando la docta sapiencia de estos vecinos de Argamasilla para identificarlos con el apodo de Académicos! Característicamente, en esta parte de la Mancha, siempre se ha utilizado un sobrenombre para las personas conocido como apodo o mote. Este sobrenombre era fijado por el resto de vecinos hacia una persona por su aspecto físico, costumbres, profesión, por una anécdota puntual, etc, y era de tal precisión y calado que se llegaba a transmitir incluso a generaciones posteriores de la familia. Mucho se ha hablado de los sobrenombres o apodos propios de los Académicos de la Argamasilla: Monicongo, Paniaguado, Caprichoso, Burlador, Cachidiablo y Tiquitoc;y casi siempre desde la ignorancia que se tiene de esta parte de la Mancha, elucubrando o fantaseando sobre uno u otro de estos personajes y el propio Cervantes. Simplemente son los apodos con los que eran conocidos en Argamasilla de Alba estos vecinos cuando Cervantes los trató. Algunos autores ven en los epitafios dedicados “a la sepultura”  o “en la sepultura de don Quijote” como otra prueba de que Alonso murió y fue enterrado en el lugar de estos Académicos: Argamasilla de Alba. Y podrían llevar razón con esta hipótesis si Tiquitoc no hubiese dedicado otro epitafio, el último, “en la sepultura de Dulcinea del Toboso”, que, aunque no está escrito en ninguna parte, es más probable que estuviese enterrada, en realidad o en ficción, en El Toboso.

Sobre la tercera hipótesis, que Argamasilla de Alba es el lugar del “HIDALGO CABALLERO DON QUIJOTE” protagonista del conocido como Quijote de Avellaneda no tiene discusión alguna.  Pero esto no fundamenta, en absoluto, decir que lo sea también del Quijote de Cervantes, son dos obras distintas de autores distintos. Avellaneda sí puso bien claro de donde era su protagonista, de Argamasilla de la Mancha, pero Cervantes lo ocultó intencionadamente en su frase inicial de la obra: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…”. Y este es uno de los motivos por lo que Argamasilla de Alba no puede ser el lugar de don Quijote y Sancho Panza, los personajes de Cervantes: Argamasilla está nombrado literalmente al final de la Primera Parte. Si Cervantes oculta intencionadamente su nombre, el lugar de don Quijote podrá ser cualquiera de los lugares de la Mancha, pero  ninguno de los lugares nombrados explícitamente en su Quijote: El Toboso, la venta de Puerto Lápice, Tembleque, Quintanar, Almodóvar, Ciudad Real, Titerafuera, Miguelturra, Ossa o Argamasilla.

Teniendo en cuenta que el Quijote es una obra de ficción, pero quedando evidenciado que Cervantes conocía especialmente esta parte de la Mancha como para, sencillamente, aprovechar su geografía real en la trama de las aventuras de don Quijote, como nueva técnica narrativa, no se pueden olvidar las descripciones geográficas, de tiempos, distancias, escenarios o circunstancias escritas precisamente por el autor, en una obra de caminos, como es el Quijote.

Ahora, teniendo en cuenta la situación geográfica de Argamasilla de Alba en el mapa de la Mancha, analizaremos algunas de las premisas escritas por Cervantes en la obra.

1ª. Cumple con una de las premisas geográficas fundamentales, estar  en la Mancha y fuera del Campo de Montiel, distrito o parte de la Mancha, pero estar tan cerca que al poco de salir de su pueblo se encontrarse ya caminando por él. En la segunda salida don Quijote tiene que “acertar” en salir por el mismo camino y dirección que en la primera salida para volver a estar nuevamente en el Campo de Montiel:

“Iba Sancho Panza sobre su jumento como un patriarca, con sus alforjas y su bota, y con mucho deseo de verse ya gobernador de la ínsula que su amo le había prometido. Acertó don Quijote a tomar la misma derrota y camino que el que él había tomado en su primer viaje, que fue por el Campo de Montiel, por el cual caminaba con menos pesadumbre que la vez pasada, porque, por ser la hora de la mañana y herirles a soslayo, los rayos del sol no les fatigaban” (I P, Cap 7)

Como he repetido en muchas ocasiones, especialmente falseando las hipótesis de Villanueva de los Infantes, propuesta por el famoso “equipo multidisciplinar” del señor Parra Luna, y la de Mota del Cuervo, propuesta por el señor González Mujeriego, el lugar de don Quijote no puede estar en el Campo de Montiel, como vienen manteniendo estos autores, sencillamente porque así lo describe el autor. Si Cervantes hubiese situado el lugar de don Quijote dentro del Campo de Montiel no habría hecho “acertar” a don Quijote en tomar la decisión por el camino a llevar para estar en él, sencillamente porque estaría siempre en él, saliese por el camino que saliese.

Y esto, de que el lugar de don Quijote no está dentro del Campo de Montiel, queda nuevamente verificado en el inicio de la tercera salida, en la que saliendo de su pueblo ya no llevan ese mismo camino, sino el “camino del Toboso”, no entrando en el Campo de Montiel como en las dos primeras:

” … persuádeles que se les olviden las pasadas caballerías del Ingenioso Hidalgo, y pongan los ojos en las que están por venir, que desde agora en el camino del Toboso comienzan, como las otras comenzaron en los campos de Montiel…” (II P, Cap 8)

Argamasilla de Alba es de la Mancha, de la Orden de San Juan, y no pertenece al distrito manchego del Campo de Montiel, Orden de Santiago, tal y como define Cervantes, pero está su término colindando con el antiguo Campo de Montiel, como para que acertando en un camino y dirección poder entrar en él. 

2ª. Autores y defensores de Argamasilla de Alba, como lugar de inicio y final de las aventuras de don Quijote, definen la venta de Puerto Lápice como  aquella a la que se dirigió en su primera salida y donde fue armado caballero por su ventero. Independientemente de la distancia recorrida, de unas seis leguas y media, que podrían estar andadas en una larga jornada de Rocinante, tal y como así la describe Cervantes, no es posible que a su regreso a casa, por el mismo camino, se encontrase de frente con los mercaderes toledanos que se dirigían a Murcia, ni este es camino de Toledo a Murcia, al menos el convencional de la época:

“Y habiendo andado como dos millas, descubrió don Quijote un grande tropel de gente, que, como después se supo, eran unos mercaderes toledanos que iban a comprar seda a Murcia…, y puesto en la mitad del camino, estuvo esperando que aquellos caballeros andantes llegasen, que ya él por tales los tenía y juzgaba…” (I P, Cap. 4)

arg4

En la Relaciones Topográficas, Argamasilla contesta ser pasajera, pero no precisamente de Toledo a Murcia, que es otro camino bien definido en estas Relaciones Topográficas y en el Reportorio de todos los caminos de España de Pedro J. Villuga (1546):

“… se dice que esta villa es pueblo pasajero y que está en el camino real que va de Valencia y Murcia y Almansa y Yecla, y de toda la tierra de lo reducido al partido y orden de Calatrava y Ciudad Real y a Extremadura y Andalucía y Granada, se pasa para Madrid y Alcalá y su derecera”

            No obstante he contemplado en el plano anterior la posibilidad de que los mercaderes con origen en Toledo, desde Madridejos, decidieran continuar viaje por Villarta de San Juan y Argamasilla de Alba hacia el Levante, aunque este no fuese el camino común en aquella época. Es evidente que el encuentro de frente con los mercaderes como describe Cervantes no se produce en este camino. 

            3ª. Don Quijote, en la segunda salida de su pueblo, sale en mitad de la noche para evitar ser visto, ya acompañado de Sancho, y en las primeras horas de la mañana“descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo…”. El lugar manchego que en aquel tiempo tenía tantos molinos de viento como para enmarcar en él esta aventura es Campo de Criptana.

“Acertó don Quijote a tomar la misma derrota y camino que el que él había tomado en su primer viaje…” Si toman el mismo camino y dirección que la primera salida, y en esta segunda salida es evidente que se dirigen hacia Campo de Criptana, en la primera salida no pudo dirigirse don Quijote hacia Puerto Lápice.

arg5.png

Como vemos en el plano no corresponde lo escrito por Cervantes con la realidad de los caminos: “Acertó don Quijote a tomar la misma derrota y camino que el que él había tomado en su primer viaje…”. Son dos caminos diferentes el que lleva a Puerto Lápice y el que va a Campo de Criptana..

Pero sigamos el camino que tuvieron que llevar desde Argamasilla a Campo de Criptana, hasta encontrase con sus molinos. Volviendo a las contestaciones de Argamasilla de Alba en las Relaciones Topográficas nos indican precisamente ese camino:

“… el primer pueblo que hay caminando desde esta villa a la parte del norte y cierzo es la villa del Campo de Criptana, y que hay hasta ella cinco leguas comunes y por camino derecho…”

            Esas cinco leguas comunes corresponde a unos treinta kilómetros en línea recta, tal y como casi es el mismo camino. A la velocidad de paso de Rocinante, media legua a la hora, habrían tardado en llegar a ver los molinos de Campo de Criptana unas diez horas, una jornada. Saliendo en mitad la noche de su pueblo y encontrándose con los molinos de viento en las primeras horas de la mañana, según lo escrito por Cervantes, tampoco coincide con la distancia que separa Argamasilla de Alba con los famosos molinos de Campo de Criptana. 

            4ª. Centrémonos ahora en la tercera salida de don Quijote. Esta salida es por un camino distinto a las dos primeras salidas y es hacia El Toboso:

            “…desde agora en el camino del Toboso comienzan, como las otras comenzaron en los campos de Montiel…”

arg6

 

Desde Argamasilla de Alba para llegar a El Toboso no es necesario pasar por Campo de Criptana. El comienzo del camino es el mismo y en un punto se separa de él para dirigirse a El Toboso,  por el camino llamado por los propios toboseños Camino del Lugar Nuevo, precisamente por ser Argamasilla un lugar nuevo, fundado en 1531, como hemos visto antes. Para recorrer la distancia que los separa, unos cuarenta y cinco kilómetros, algo más de siete leguas, don Quijote sobre Rocinante necesitaría unas catorce o quince horas. Lo que se traduce, al menos, a una jornada y media de camino. Leamos ahora esta tercera salida:

“… al anochecer, sin que nadie lo viese sino el bachiller, que quiso acompañarles media legua del lugar, se pusieron en camino del Toboso…, dio Sansón la vuelta a su lugar, y los dos tomaron la de la gran ciudad del Toboso… Solos quedaron don Quijote y Sancho, y apenas se hubo apartado Sansón, cuando comenzó a relinchar Rocinante y a sospirar el rucio, que de entrambos, caballero y escudero, fue tenido a buena señal y por felicísimo agüero… Díjole don Quijote: Sancho amigo, la noche se nos va entrando a más andar, y con más escuridad de la que habíamos menester para alcanzar a ver con el día al Toboso…” (II P, Cap 7-8)

            Una noche de camino para llegar a El Toboso desde su pueblo, era lo que don Quijote y Sancho, que no le contradijo en nada, calculaban que tardarían en llegar. Deben de parar por necesidad de una noche tan oscura que impide a las caballerías andar, y pasan esa noche hablando de Dulcinea, su encantamiento y otras cosas, siendo al final del día siguiente cuando llegan a ver El Toboso. Una jornada de día, lo mismo que pensaban tardar:

“En estas y otras semejantes pláticas se les pasó aquella noche y el día siguiente, sin acontecerles cosa que de contar fuese, de que no poco le pesó a don Quijote. En fin, otro día, al anochecer, descubrieron la gran ciudad del Toboso” (II P, Cap. 8)

            Y no hay duda de que paran a pasar la noche, pues cuando Cervantes quiere hacer que se camine por la noche así lo hace, además utilizando casi la misma frase. Como por ejemplo en el regreso de esta tercera y última salida, cuando llegando a su pueblo nos cuenta:

“Aquel día y aquella noche caminaron sin sucederles cosa digna de contarse, si no fue que en ella acabó Sancho su tarea, de que quedó don Quijote contento sobremodo, y esperaba el día, por ver si en el camino topaba ya desencantada a Dulcinea su señora…” (II P, Cap. 62)

La distancia que separa Argamasilla de Alba con El Toboso, unas siete leguas y media, tampoco se ajusta a lo que Cervantes describe en el Quijote que se tardaría, una jornada de camino de Rocinante, o lo que es lo mismo unas cuatro o cinco leguas.

Estas son algunas de mis consideraciones acerca de Argamasilla de Alba y el Quijote, y mis conclusiones son sencillas:

1ª. Cervantes conoce perfectamente Argamasilla de Alba y a sus vecinos, tanto como para dejar inmortalizados a varios de ellos como Los Académicos de la Argamasilla. Que pudo estar encarcelado en la cueva de la Casa de Medrano y engendrase aquí el Quijote, es una tradición tan antigua y tan defendida por los argamasilleros de generación en generación que para mí es totalmente creíble. En esta cárcel de villa pequeña si pudo tener la mínima tranquilidad para engendrar este magnífico cuento de don Quijote, “donde todo triste ruido hace su habitación”

2ª. Argamasilla de Alba es el lugar de don Quijote, pero del  protagonista delQuijote de Avellaneda, pero no es el lugar de don Quijote del Quijote de Miguel de Cervantes. Son dos obras distintas de dos autores distintos, con lugares de inicio de aventuras distintos.

Argamasilla de Alba es un lugar manchego contradictorio. Es el lugar de un don Quijote, el creado por Avellaneda, rival de otro don Quijote, el creado por Cervantes, dos autores también rivales en vida. Lugar donde seguro estuvo Cervantes e incluso donde pasó unos días por su cárcel, bien pudo ser en esta cueva, donde comenzó a engendrar las aventuras de don Quijote.

Luis Miguel Román Alhambra


LUIS MIGUEL ROMÁN: “EL LUGAR DE LA MANCHA ES ALCÁZAR DE SAN JUAN”

 

CERVANTES, DON QUIJOTE Y LA MANCHA.- Capítulo 19

Desde la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote, basados en la obra ‘Mi vecino Alonso’ se razona esta conclusión respecto al nacimiento del escritor universal

SER Alcázar

.

.

Cada martes en Hoy por Hoy La Mancha nos adentramos en El Quijote de la mano de la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote. De la mano de Luis Miguel Román repasamos la obra e intentamos localizar los puntos por los que pasó el ingenioso hidalgo. Describimos los escenarios y tomando como referencia distancias o personajes, intentamos poner nombre a misterios sin resolver.

Después de 19 capítulos, Román, tomando como referencia los molinos y las distancias que el mismo Cervantes describe en la obra, defiende que Alcázar de San Juan es el lugar donde el escritor de El Quijote nació. 

Escucha la sección de esta semana, a continuación:

OBSERVACIÓN ASTRONÓMICA EN ALCÁZAR DE SAN JUAN

observacion_astronomica.jpg.

Benjamín Montesinos, astrofísico alcazareño y miembro de la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote de Alcázar de San Juan,  informará acerca de los objetos astronómicos observados y resolverá cuantas dudas y curiosidades surjan entre los asistentes

El día 9 de julio, śabado, tendrá lugar una observación astronómica, abierta al público, en Alcázar de San Juan. El lugar elegido es el camino a la ermita de San Isidro una vez rebasado el Centro de Salud Alcázar 2 situado en el Paseo de San Isidro. 

La contaminación lumínica causada por la iluminación de las ciudades es uno de los mayores enemigos de la contemplación del cielo nocturno, uno de los grandes privilegios que se está perdiendo, de modo que hay que alejarse en lo posible de las aglomeraciones urbanas para disfrutar de estas actividades. Este taller de Astronomía ha sido organizado por Plan de Empleo de Promoción Turística del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, con la intención de promover el disfrute del cielo de La Mancha como una actividad turística que atraiga a nuestra tierra mayor número de visitantes.

Durante la observación se podrá ver Saturno con sus característicos anillos, Júpiter, el gigante gaseoso del Sistema Solar, con sus satélites, descubiertos por Galileo hace más de 400 años y Marte, el planeta rojo.

Se podrá contemplar también Albireo, una bonita estrella doble cuyas componentes muestran distintivos colores anaranjados y amarillos, y algún cúmulo de cientos de miles de estrellas. Sin necesidad del telescopio será posible aprender también a orientarse y a buscar la Estrella Polar y a reconocer algunas de las constelaciones típicas del cielo de verano.

Manuel Castellanos, gran aficionado a la Astronomía, ofrecerá su telescopio para la observación y explicará cómo es posible observar el cielo a simple vista o con medios tecnológicos al alcance de cualquier persona.

Benjamín Montesinos, astrofísico alcazareño y miembro de la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote de Alcázar de San Juan, complementará la actividad dando información acerca de los objetos astronómicos que se observen y resolviendo todas las dudas y curiosidades que surjan entre los asistentes.

Para las personas que estén interesadas en asistir, en la Oficina de Turismo facilitarán la oportuna información. 

 

                                  Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote


CERVANTES Y SUS RESTOS ÓSEOS: EL ANTROPÓLOGO FORENSE DR. BERNARDO PEREA VISITA ALCÁZAR DE SAN JUAN

Sede

(Dr. Perea: tercero por la derecha) 

El equipo científico que trabajó en la exhumación de los restos del Convento de las Trinitarias en Madrid encontró la máxima dificultad para identificar de forma inequívoca los huesos de Cervantes 

Pero la documentación histórica encontrada en el interior del propio convento certifica que Cervantes está enterrado allí

Alcázar de San Juan 04-07-16.-  En Doctor Bernardo Perea ha sido el invitado que ha participado en la última edición de la actividad desarrollada por la alcazareña Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan,  denominada “Almuerzos con don Quijote”.

El Dr. Bernardo Perea Pérez es un prestigioso especialista en el ámbito de la Medicina Legal y la Antropología Forense que ha participado en múltiples casos que afectan a su especialidad tales como el “caso Bretón” de los niños de Córdoba, el estudio de la momia del general Prim o la identificación de los restos cadavéricos de Quevedo. En el ámbito cervantino participó en la investigación de los restos de Miguel de Cervantes en el Convento de la Trinitarias de Madrid, que dio lugar a la aseveración de que, incluidos en una reducción de restos óseos, se habían encontrado los de Miguel de Cervantes.

El Dr. Perea es Doctor en Medicina y Cirugía y en Odontología. Es Médico especialista en Estomatología y en Medicina Legal y Forense. Así mismo es Profesor Titular del Departamento de Toxicología y Legislación sanitaria de la Universidad Complutense de Madrid, de la que también es  Director de la Escuela de Medicina Legal y Forense. Es Académico Correspondiente de la Real Academia Nacional de Medicina.

En su visita a Alcázar de San Juan el Dr. Perea tuvo ocasión de consultar la partida de bautismo de Miguel de Cervantes Saavedra en los archivos parroquiales de la Iglesia de Santa María la Mayor, así como de conocer el Museo del Hidalgo donde se recrea el lugar en el que vivía un hidalgo español en de la época de Cervantes.

IMG-20160702-WA0025.jpg

El Dr. Perea, uno de los mayores expertos de nuestro país en antropología forense, nos relató cómo fue la experiencia de la búsqueda de los restos de Cervantes y apoyándose en una presentación PowerPoint pudimos comprobar de primera mano las dificultades con las que se encontró el equipo de expertos en la búsqueda, primero en la localización del lugar exacto del enterramiento (para el que se ayudaron del georradar) y después para la propia exhumación de los restos que se encontraban en el extremo más alejado de la entrada de la cripta inferior de la iglesia y además en el nivel más profundo ya que fue el primer enterramiento que se hizo en lugar, recién construida la cripta de la nueva iglesia.

Por lo que se refiere a los huesos atribuidos a Cervantes se tiene una certeza muy razonable de que están entre los hallados, ya que así lo atestiguan los documentos del propio convento relativos al enterramiento y  traslado de los restos del escritor hasta el lugar donde fueron encontrados.

El Dr. Perea indicó que con los medios actuales es imposible determinar con exactitud que los restos sean los de Cervantes debido a que los fragmentos son muy pequeños  y que el equipo investigador tomó la decisión de dejar los huesos encontrados intactos y sin someterlos a ningún proceso de estudio en el que podrían degradarse o perderse definitivamente, en espera de que los medios tecnológicos avancen en el futuro, lo que se espera suceda a muy corto plazo porque en este campo se están dando avances verdaderamente significativos.

IMG_20160702_112458.jpg

En esta ocasión estuvieron también presentes en la actividad organizada por la Sociedad Cervantina alcazareña, dos amigos cervantistas:don Marciano Ortega, el alcalde de El Toboso que más ha trabajado por potencial el cervantismo de esa localidad y  quien se encuentra ultimando un trabajo sobre las tinajas toboseñas y también  don Víctor Raúl López, profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha, sobrino de nuestro asociado Alfonso Ruiz (al que guardamos en nuestra memoria con enorme cariño) y que también está encontrando en Cervantes y elQuijotecampo para sus trabajos.

Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote


LOS ANILLOS DE SATURNO DESDE ALCÁZAR DE SAN JUAN

oa1

El astrofísico Benjamín Montesinos acercó  el conocimiento de los cuerpos celestes

Alcázar de San Juan 10-07-2016.- No solamente los anillos de Saturno. También otros elementos de los cuerpos celestes más conocidos como Júpiter y sus satélites, Marte o los cráteres de la Luna pudieron ser observados en el taller de astronomía dirigido por el astrofísico Benjamín Montesinos, contando también con la colaboración de Manuel Castellanos, Daniel Morales Huertas y Vergelina Vela quienes aportaron los telescopios de su propiedad.

El Taller de astronomía, que recibió el nombre de “Noche de estrellas en el corazón de la Mancha”, organizado por los componentes del Plan de Empleo de la concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan y celebrado en la noche del sábado 9 de julio,  tuvo una excepcional acogida, agotándose las plazas disponibles para la inscripción al poco tiempo de hacerse público. Contó con la participación de la alcaldesa doña Rosa Melchor y la teniente de alcalde doña Rosa Idalia Cruz.

Eloa4.jpg alcazareño Benjamín Montesinos Comino es un renombrado  Astrofísico,  impulsor del proyecto Estrella Cervantes; en colaboración con el Planetario de Pamplona, la Sociedad Español
a de Astronomía y el Instituto Cervantes, por el que se asignó a la estrella Mu Arae el nombre de “Cervantes”, así como el nombre de “Don Quijote”, “Sancho Panza”, “Dulcinea” y “Rocinante” a sus cuatro planetas. Tiene más de 100 publicaciones científicas.

Aparte de su actividad científica, desarrolla una intensa labor de divulgación. Fue coordinador de las actividades de la Sociedad Española de Astronomía durante el Año Internacional de la Astronomía 2009. Es colaborador habitual de la Fundación la Caixa, el Planetario de Madrid y emisoras de radio. Es coautor de dos libros de divulgación de la Astronomía El desafío del Universo, con Telmo Fernández y Cuaderno de Bitácora Estelar, con David Barrado.

El astrofísico alcazareño, es miembro de la Sociedad Cervantina Lugar de don Quijote de Alcázar de San Juan.

oa2.jpg

En el transcurso de la observación, Manuel Castellanos en nombre y representación de sus compañeros, hizo entrega a Benjamín Montesinos de una placa en reconocimiento por su colaboración con la Asociación Astronómica Galileo.

Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote